Marcelo en el mundo real

Autor: Francisco X. Stork

Marcelo es un chico algo especial que siempre ha vivido recogido y feliz dentro de su entorno: de casa a la escuela Paterson, de la escuela a la cuadra de ponis y vuelta a casa, siguiendo minuciosamente un horario escrito en papel con la hora de cada actividad bien marcada. Su tiempo en casa lo pasa en su mayoría en lo alto de su cabaña del árbol al fondo del jardín.

Mantener conversaciones fluidas le parece un mundo. Necesita su tiempo para procesar la información que recibe y la que quiere dar, y por ello no le gusta que le hagan preguntas. Nunca sabe muy bien la respuesta que sería más acertada, así que tiende a ser sincero y directo. A menos que pueda negarse a hablar, como se permite con Aurora, su madre, y en ocasiones con Arturo, su padre.

También tiene una estrecha relación con la rabina Hesch, con la cual comparte su principal interés: Dios y las escrituras sagradas. Además, le acompaña siempre que puede Namu, un perro muy bien educado y que comprende cada norma que le da su amo.

No obstante, Marcelo tiene ya 17 años y su futuro, que lo planeaba cuidando ponis, se verá truncado por el deseo de Arturo por que su hijo se relacione y avance en el “mundo real”, donde tendrá que interactuar y aprender a abrirse paso.

Para ello, tendrá que pasar el verano trabajando en el negocio del padre y, especialmente, en la sala de mensajería, donde conocerá a Jasmine, una joven reservada y directa que irá abriendo poco a poco su corazón a medida que vaya conociendo a Marcelo. A la vez, este se introducirá en una trama de misterio y de reflexión que cambiará su vida para siempre.

Marcelo en el mundo real es una historia que hace honor acertadamente a las posibilidades de superarse de las personas con síndrome de Asperger, un trastorno que pertenece a la rama del autismo.

A través de las vivencias y los pensamientos del protagonista, el lector descubrirá un mundo y una forma de ver las cosas no tan diferente de las personas corrientes y comprobará que los afectados por dicho síndrome pueden llegar a comprender el mundo como los demás con un poco de ayuda.

A lo largo de este libro fácil y rápido de leer verán que, aunque no lo manifiesten, estas personas tienen la maravillosa  virtud innata de llamar a las cosas por su nombre y, sobre todo, la capacidad de amar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: