Memorias de África (1985)

Director:Sydney Pollack

Basada en la novela Memorias de África de la danesa Isak Dinesen, este filme es una obra bellísima ambientada en la Kenia colonizada por Gran Bretaña. A una pequeña región llegará Karen von Blixen-Finecke (Meryl Streep) con el objetivo de casarse, convertirse en baronesa y empezar a criar vacas para poner en marcha una granja.

No obstante, a su llegada y tras la boda, su marido le comunica que ha cambiado de decisión y que el proyecto consistirá en plantar y recolectar café, aunque el terreno no es el más acertado. Después de una temporada, Karen se da cuenta de que el barón nunca le iba a ayudar en la cosecha y comienza a desenvolverse sola mientras que asiste a determinados eventos y conoce a otras personas, destacando entre ellas Denys George Finch Hatton (Robert Redford).

Memorias de África es sobre todo un largo paseo en torno a la vida de los nativos y la maravillosa y sufrida experiencia de la protagonista en el país keniano. La película está intensamente marcada por varias pausadas y expositivas imágenes repletas de naturaleza acompañadas por una impresionante, profunda y relajante banda sonora.

La interpretación de Meryl Streep, tan fantástica como siempre, ofrece a una mujer de aparente clase alta pero que en realidad se halla en circunstancias difíciles. Presta a los espectadores una visión bondadosa y luchadora hacia el mundo que le rodea y una personalidad fuerte aunque sensible. Su papel engancha desde el primer momento por su encanto y por la clase que impone su vocabulario, los diálogos que mantiene.

Por otro lado, Robert Redford no se queda atrás en la representación de un aventurero que no quiere quedarse apalancado en ningún lugar y al que le sobra también soltura en las palabras.

Da la sensación de que ya no quedan producciones de este tipo ni serán fáciles de repetir tales sensaciones. No es recomendable para los amantes de la acción sin límites, por supuesto, pero a quien le apetezca pasar unos 154 minutos sumido en una interesante trama que se desenvuelve en pleno continente africano, quien tenga esa curiosidad por la intromisión de los ingleses en aquel terreno y por una admirable danesa con ganas de comerse el mundo, seguro que disfrutará.

Por mucho tiempo que parezca, el espectador se ajustará muy bien con la capacidad de ir sintiendo la escenografía, la particularidad de las películas de los 80 y la propia historia, de final quizá poco esperado. Para más información, obtuvo siete premios Óscar, entre los que están el de mejor película, mejor dirección y mejor guión adaptado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: