The Daily Mirror

Según el artículo publicado en Wikipedia, el Daily Mail, precedente del Daily Mirror, fue creado en 1896 por Lord Northcliffe y constituyó el segundo diario británico más vendido después de The Sun, y el primero en vender un millón de copias al día, favorecido por su bajo precio, medio penique. Se trata de la pieza que impulsó el “nuevo periodismo” y la “extensión del sistema político”, causando la lucha por el dominio de la información entre el Partido Liberal y el Conservador. Éste se pondría en cabeza con gran ventaja: en 1910 vendía alrededor de 2,5 millones de ejemplares frente a los 800.000 de los liberales. Junto a su hermano Lord Rothermere y sir Lester Harmsworth, Lord Northcliffe fue uno de los tres grandes propietarios de la prensa británica (Gómez Mompart, 1999, pp. 80-83).

Sánchez Aranda (2002: 61) describe en Protagonistas de la Comunicación de ayer y de hoy a este emblemático personaje, el cual era un apasionado del periodismo que no se preocupaba por los riesgos y mostraba una fuerte personalidad. Se encargaba de pagar lo que fuera necesario para contar con los mejores redactores en su periódico y desarrollaba su labor con el objetivo de entretener y educar a las masas. Ha sido uno de los hombres más influyentes dentro de la historia del periodismo británico.

El Daily Mail tuvo una excelente acogida por parte del público y del gobierno. Su éxito abrió paso a unas ventas espectaculares y a la revolución del periodismo al introducir una variada temática, grandes titulares, deportes… Esto motivó a lord Northcliffe a crear el Daily Mirror en 1903, un periódico destinado exclusivamente a mujeres que fracasó en su objetivo de conseguir atención femenina, por lo que pasó a destinarse a la clase media-baja obteniendo gran importancia como diario popular en Gran Bretaña. A sus noticias no les faltaba un considerable toque sensacionalista.

Cabe destacar la compra del Times por parte de Lord Northcliffe, hecho que supuso no sólo evitar la decadencia de dicho periódico, sino la plenitud del magnate, pues le permitía duplicar su labor y dirigirse también a las clases más elitistas, no solo al público popular que tan bien había acogido al “nuevo periodismo” y que había potenciado la industria periodística (Gómez Mompart, 1999, pp 78-79).

Volviendo al Daily Mirror, Lord Northcliffe lo vendió a su hermano Harold –futuro Lord Rothermere- a causa de las críticas y de los problemas iniciales. En 1914, año en el que dio comienzo la Iª Guerra Mundial, se vendieron 1,2 millones de ejemplares al día, superando al Daily Mail y provocando cierta envidia a Lord Northcliffe. Aún así, juntos habían construido el mayor imperio periodístico inglés que todavía seguiría expandiéndose (Sánchez Aranda, 2002, pp. 64).

El magnate inglés, Lord Northcliffe, empleó entonces el periodismo como arma en la gran guerra a favor de los aliados, buscando enternecer al público con noticias humanitarias. El Gobierno acabó encomendándole el puesto de jefe de la misión británica de guerra en EEUU y estuvo a cargo de la propaganda de guerra. El excesivo esfuerzo en el conflicto le llevaría a la muerte a los 57 años el 14 de agosto de 1922, en Londres.

Tras la muerte de su hermano, Lord Rothermere continuó con su línea y criticó duramente la política británica, apareciendo incluso a favor de la Alemania nazi, lo que le alejó de la dirección del periódico, una vez más por las críticas y por sus atrevidos artículos.

En 1934 adquirió el Daily Mirror el antiguo director jefe, Bartholomew, y Cecil King, quien llegó a ser director del grupo Mirror. Ambos promocionaron un periodismo sensacionalista sexual y criminalista que subió considerablemente las ventas.

Finalmente, desde la postguerra hasta la actualidad, el Daily Mirror tomó un camino laborista y conservador y se fue uniendo a otras cadenas periodísticas (Amalgament, Odhman Press, Herald) surgiendo una fuerte competencia entre él y el Sun, publicación dirigida por Rupert Murdoch, un gran magnate australiano de la prensa. El Daily Mirror comenzó a sufrir unas presiones difíciles de superar ante el avance del Sun hasta que en 1984 lo adquirió Robert Maxwell, un laborista judío de origen húngaro que incrementó de nuevo la tirada.

Hoy en día conserva las características que hicieron de él uno de los periódicos de mayor éxito de la segunda generación de prensa popular impulsada por el Napoleón de la Prensa, Lord Northcliffe (Sánchez Aranda, 2002, pp. 89).

BIBLIOGRAFÍA

  • Gómez Mompart, Josep L. y Marín Otto, Enric (1999), Historia del periodismo universal, Madrid, Editorial Síntesis, pp. 78-84
  • Sánchez Aranda, José Javier (2002), Protagonistas de la Comunicación de ayer y de hoy, Pamplona, Ulzama Digital, pp. 61-65, 85-90
  • “Daily Mail” en Wikipedia, the free encyclopedia <http://en.wikipedia.org/wiki/Daily_Mail> [Documento en línea. Consulta: 30.01.2009]

3 respuestas a The Daily Mirror

  1. Señor Brote dice:

    Lo voy a decir clarito para que parezca que lo digo bien alto: escribes de puta madre.
    Punto.
    Creía que no iba a poder en mi lamentablestado actual, pero mira tú por dónde, al final (más bien al comienzo) me has enganchado.
    Exquisito, de verdad.
    Con su permiso (y dejando a un lado intempestivos y habituales cambios personales a la hora de dirigirme por escrito), me guardo este blog.
    Mis disculpas si he cometo alguna falta ortográfica no intencionada (las contracciones son deliberadas y hay que darles de comer aparte; que son un vicio) y, también, por no haber podido comentar de primeras en mi lugar. Si me dice qué sucedía, pues mejor; lo mismo tiene solución, qué sé yo.
    Insisto, disculpe mi absuluta mediocridad y, por favorrrr, continúe con este inmenso rincón.
    Ya le digo, con su permiso (vamos, mientras no me banees…), pienso volver.

    Y, bueno, no tengo ni guarra de historia (si es en mayúsculas, sorry), pero creo que sacar un periódico para mujeres cuando no se les permitía tener derechos era más quevidente suicidio comercial. Chorradas mías, supongo. :S

    Lo dicho.
    Que volveré a pasar.
    Eso sí, en otro estado menos perjudicial.😉

    ¡Saludooos!

  2. Señor Brote dice:

    *un más quevidente

    PD: qué rabia me da releerme y darme cuenta por mí mismo de haberla cagado. xDDDD

  3. Señor Brote dice:

    Esto… le he dejao caer un correo en el suyo.
    Mire bien y discúlpeme si he molestado porque no era mintención.
    ¡Juro!
    xDDD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: